pUM pUM pUM pUM…

Anuncios

Handzoff, productos antimasturbatorios


Línea de productos antimasturbatorios: Crema, ambientadores para coche o chicles.


“Dos chicles Handzoff ofrecen de 2 a 6 horas de calma. Pueden comerse hasta 120 chicles al día”

HandzOff son unos chicles que sirven para prevenir a los adolescentes, esos animalillos con las hormonas a flor de piel, de cometer alguna insensatez que les haga quedarse ciegos por culpa de ese invento de Satanás llamado masturbación.

JAJAJAJAJA..

Señales de prohibido.

UN JUEZ DE CARTAGENA CONDENA A UN HOMBRE POR “MANIPULAR MENTALMENTE LA IMAGEN” DE UNA VECINA

Un hombre de 39 años ha sido condenado por un juez del partido judicial nº 2 de Murcia a indemnizar a una mujer de 32, vecina de su inmueble, por “manipular mentalmente su imagen con una grave erosión de su dignidad sexual”. La sentencia, que ha sido recurrida por la defensa, ha causado un gran impacto en el mundo de la abogacía, pues es el primero que deduce responsabilidad penal de un acto de pensamiento.

Según el auto, el acusado advirtió a su víctima en reiteradas ocasiones de que “si no bajaba la música y dejaba de traerse amiguitos a su casa, se haría dos pajas pensando en ella a cuatro patas”. El propio acusado reconoció ante el juez haber cumplido su advertencia, “incurriendo en una grave manipulación de la identidad de otra persona” sin su consentimiento. Al parecer, ambos mantenían reiterados litigios relacionados con las costumbres de la demandante, que compartía su vivienda con estudiantes.

Durante el juicio, el abogado defensor le espetó al juez que “todo el mundo se ha imaginado alguna vez a otra persona en actitud sexual”, e incluso le conminó a afirmar si él no lo había hecho nunca, lo que condujo a su recusación inmediata y sustitución por un abogado de oficio, lo cual ha sido objeto de recurso por crear indefensión al acusado.

Según el Fiscal, “el problema no es tanto el hecho de tener esos pensamientos, sino el de haberlo comunicado”. De otra forma, “no hubiera sido posible denunciarlo”.

El acusado tendrá que pagar 150 euros por cada “acto”, lo que suma 3.500 según la sentencia. Además, “no podrá volver a comunicar a la demandante sus intenciones ni repetir sus actuaciones”.

Te sale mas barato irte a un puti…

Fuente