Historia de San Valentin…

Ahora pasemos a la teórica.

San Valentin,  es como todo el mundo sabe (y el que no lo sepa que lo busque) fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal.

La historia de San Valentín hubiera quedado ahí si no fuera porque dos siglos más tarde la Iglesia católica la recuperó. Por aquel entonces era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana derivada de los ritos en honor del dios Lupercus, dios de la fertilidad que se celebraba el día 15 de febrero. Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados (tocate los cojones)

Desde entonces, San Valentín se ha convertido en el patrón de todos los enamorados y de todas aquellas personas que quieren tener una pareja. Los comerciantes se han hecho eco de esta festividad y la han convertido en un día perfecto para aumentar las ventas.  Flores, poemoas, postales, cenas,  dedicatorias, bombones y regalos de todo tipo se realizan este día al ser querido para demostrar su amor y amistad. En resumidas cuentas otra chorrada mas para mover dinero…

Nuevos candidatos para el puesto

Cupido a muerto.