Otra historia de amor

Paul Nicklen, un fotografo del National Geographic, cuenta la bonita historia que vivio junto a una foca leopardo.

Dice así:

“Era la mayor foca leopardo que he visto en mi vida”, “Me metí en el agua aterrorizado por lo que pudiera suceder… entonces se vino hacia a mí, abrió la boca y su cabeza era el doble de grande que la de un oso Gizzly”. Se metió la cámara y mi cabeza entera dentro de su boca”.

Pero entonces, para su sorpresa, la foca se apartó de él, se fue a por un pingüino y se lo trajo como si quisiera alimentarle. Y así una presa tras otra, como si cuidara de aquella extraña criatura. “Empezó a traerme pingüinos débiles, después pingüinos muertos y después me enseñó cómo comerlos”. “Así durante cuatro días, durante los cuales cuidó de mí y me intentó alimentar”, concluye Nicklen. “Es la experiencia más increíble que he tenido como fotógrafo de National Geographic”.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s