SE EYECTÓ ACCIDENTALMENTE

Un hombre que participaba como voluntario en una exhibición aérea se subió a un moderno avión militar para experimentar la sensación. Una vez en el aire y a toda velocidad se lanzó a sí mismo fuera del avión cuando buscaba de dónde agarrarse. Al parecer tiró de una palanca amarilla que encontró entre sus piernas.

Inmediatamente dos cohetes adheridos a la parte de atrás del asiento lanzaron al hombre al cielo a través de la cúpula de la cabina. Afortunadamente, el hombre bajó a tierra sano y salvo gracias al paracaídas que se abrió automáticamente.

La fuerza aérea sudafricana envió un helicóptero a recoger al pasajero que cayó en las inmediaciones de la estación aérea de Langebaanweg cerca de Ciudad del Cabo.

Ese vio la palanquita y no pudo parar de toquetearla hasta que no vio para que servia. (la luz azul)

Fuente

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s